DE SOMBRAS VIVIENTES

Andábamos separados con nuestras sombras unidas,

la pared era mi cómplice, el sol de lado venía,

quería rozar tu mano, mi sombra te la cogía.

Tarde de verano alto, tarde de sensación viva,

me tenía que decidir y nunca me decidía,

era sombra de mi sombra, ella quien me dirigía,

reflejada sobre el muro parecía tener vida.

Mi pensamiento en ti estaba, el tuyo quien lo sabía,

yo con mi sombra intentaba lo que expresar no podía.

Dentro de tus ojos ví, también estabas perdida,

en tu sombra reflejabas lo que tu cuerpo sentía,

la mía era de pasión, la tuya era de alegría.

Tu sombra te delataba, el sol del cielo se iba,

ambas sombras se alargaban como nuestro amor crecía,

me moría por besarte, tu sombra besó a la mía

el día al fin se rindió, nuestras sombras se fundían.

BERRE 31-08-08 (27a)

DESGRANANDO “DE SOMBRAS VIVIENTES”

Despertando al amor, desconociendo sus leyes y caminando junto al otro ansiado cualquier motivo remueve lo interno, altera glándulas, contamina los ríos de hormonas provocando desbordamientos de sus cauces, desencadenando una percepción desorbitada de cada momento e imaginando una solución que en su sencillez resulta complicada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s